Materiales para punch needle

Tu Kit de Punch Needle

En esta página te voy a contar todos los los materiales que necesitas para hacerte un buen kit de punch needle. Algunos son más fáciles y otros más difíciles de encontrar, pero todos tienen buenas alternativas y todos te servirán para desarrollar fantásticas creaciones bordadas.

Si estás buscando un kit de punch needle listo para comprar, te dejo aquí el enlace a mi tienda. Por ahora envío a España y Portugal (territorio peninsular).

Si lo que quieres, es aprender qué materiales necesitas para iniciarte en el punch needle, sigue leyendo.

1. Aguja mágica o punch needle

Agujas magicas

Lo primero que necesitas para crear tu propio kit de punch needle es la aguja (punch needle en inglés o aguja mágica en castellano). Las principales características de estas agujas es que tienen el ojo en el mismo extremo que la punta, y tienen el interior hueco para que la lana se vaya deslizando por él (como si fuese el canutillo de tinta de un boli).

Existen varias en el mercado; la más conocida es la Oxford Punch Needle, que es difícil de adquirir en España, pero afortunadamente, hace poco fui seleccionada como distribuidora oficial de la marca y ya las tienes en mi tienda. La aguja mágica o punch needle también está disponible en varios grosores. Esto va en función de la tela sobre la que queramos bordar y del grosor de la lana o el hilo que vayamos a utilizar. No existe una numeración estándar como en las agujas de punto o ganchillo, sino que cada marca tiene sus medidas. Fundamentalmente se puede distinguir entre aguja para lana gruesa o aguja para lana fina. Sólo las agujas Oxford tienen una numeración como tal. Por otro lado, también existen agujas regulables, como la aguja mágica regulable fina, que permite bordar con mayor o menor longitud de rizo con una sola herramienta.

Hasta el momento, yo he utilizado principalmente:

A. Agujas mágicas de medida fija

Estas son las agujas que no son regulables, es decir, que permiten hacer una sola medida de rizo. Por tanto, para bordar una obra con diferentes medidas de rizo, necesitas varias agujas. Esto a priori puede parecer un inconveniente pero, para mí, no lo es en absoluto.

Oxford Punch Needle o Aguja Mágica de Amy Oxford

Para mí, es LA AGUJA. Aparte de que es comodísima por su forma ergonómica, está muy bien diseñada. Tiene dos patentes, es muy fácil de enhebrar gracias a su acanaladura longitudinal y permite dar puntadas de forma suave, ya que la parte metálica entra muy bien en la tela. La mano apenas se cansa en comparación con las demás agujas (sí, sí, el bordado punch needle también es cansado!). Esto es una gran ventaja porque te permite bordar durante más tiempo. Existen varios tamaños y grosores numerados del 8 al 14. Si quieres conocer más sobre esta aguja puedes leer mi reseña completa o visitar la web de Amy Oxford. Y aquí tienes el enlace a mi tienda.

Decoaguja de Mercado de Haciendo

Es la versión argentina de la Oxford, son muy similares y también hay varios tamaños disponibles. La diferencia es que el mango es de resina en vez de madera y, aunque no es tan ergonómica como la Oxford, también es muy cómoda.

Actualmente está disponible no sólo en turquesa, sino en otros muchos colores.

Aguja mágica de DMC

También es de madera, es para lana media o gruesa y también va con enhebrador. La única ventaja que le veo a esta aguja respecto a las demás es que el enhebrador es rígido y de madera, lo que le aporta un toque original a la aguja. Aún no la he utilizado mucho así que ya os iré contando qué tal me resulta!

B. Agujas mágicas regulables

Estas agujas tienen un mecanismo mediante el cual puedes utilizar la aguja con distintas longitudes, de manera que con una sola aguja puedes bordar con varios tipos de rizo. Este tipo de agujas suelen ser con enhebrador, ya que el mecanismo no permite enhebrar el hilo por el lateral, como en las de medida fija.

Punch needle agustable de agujas intercambiables Cose

Existen varias marcas, como Cose, disponibles en tiendas de labores y mercerías, y son todas muy parecidas. Esta aguja mágica permite crear composiciones con mucho detalle, ya que son agujas finitas. Es muy adecuada para bordados pequeños o medianos.

Que sea ajustable quiere decir que puedes regular la longitud de la aguja. Esto te permite hacer distintos tamaños de puntada con una sola aguja (la Oxford es fija y si quieres hacer distintos tamaños de rizo o puntada, necesitas varias agujas diferentes). El inconveniente de esta aguja es que necesita enhebrador, algo que ralentiza el proceso, pero se le pilla el truco enseguida.

Aguja mágica regulable Pony

Fue una de mis últimas adquisiciones antes de hacerme con mi colección de agujas Oxford y la verdad es que es una aguja bastante versátil, ya que es de las pocas agujas que conozco aptas para lana gruesa y además regulable.

A diferencia de la aguja fina ajustable, ésta tiene sólo cuatro longitudes de aguja, pero la parte positiva es que son muy distintas entre sí y permite diferenciar mucho las puntadas hechas con una y otra posición.

Punch needle ajustable Lavor

Es adecuada para lanas de grosor medio y, aunque es económica, siendo sincera, creo que aún no la he usado suficiente para pillarle el truco. Hasta el momento es la que menos me ha gustado entre todas las demás pero no dudaré en dar otra oportunidad a esta aguja portuguesa.

Comprar agujas mágicas en España

En general no es difícil hacerse con una aguja mágica en España. Se empieza a ver más y más que la pasión por el punch needle crece y eso hace que las principales marcas y fabricantes vean crecer sus ventas y se interesen por hacer más accesibles sus productos en España.

En cuanto a los fabricantes menos “industriales”, recuerdo que hasta hace no mucho las chicas de Mercado de Haciendo, que son estupendas, enviaban las agujas desde Argentina, pero ahora ya se empiezan a ver envíos desde España.

Respecto de LA AGUJA (en mayúsculas), la de Amy Oxford Punch Needle, desde hace poco tiempo tengo el privilegio de ser una de sus distribuidoras, así que ya es posible comprar su aguja mágica en España y Portugal en LucilaLidia.com, con la opción de recogerla en mi taller de Madrid Klouví (si quieres ahorrarte los gastos de envío), o bien en los talleres de bordado y punch needle que imparto en distintas tiendas de labores, costura y bordado.

2. Bastidor de bordado punch needle

Bastidores para punch needle

El bastidor para aguja mágica o punch needle debe cumplir una función muy clara: sujetar la tela de manera muy firme y tensa, más que en otras técnicas de bordado como el punto de cruz, el luneville, etc. Esto se debe a que con la técnica de punch needle se ejerce mucha fuerza sobre la tela y ésta, si no está bien sujeta, se va destensando al ir bordando. Puedes tener varios tipos de bastidores en tu kit de punch needle, según el tamaño de la obra que vayas a hacer o el tipo de tela que vayas a utilizar.

Además, que la tela esté bien tensa es fundamental en la técnica de la aguja mágica porque esa tensión que se genera entre los hilos de la tela es la que ayudará a que nuestro bordado punch needle se sujete por sí solo, sin necesidad de usar pegamento ni cola.

Otra función adicional es mantener la tela elevada respecto a la mesa o superficie donde vayamos a bordar. Esto es importante, ya que la aguja mágica atraviesa la tela de forma perpendicular a ésta, sobresaliendo varios centímetros por el lado de la tela que no vemos al bordar. Así que la tela debe quedar a cierta distancia para no chocarnos con la mesa al bordar.

Aro tradicional de bordado

Apto para labores pequeñas, no es recomendable para labores muy grandes ya que la tela se destensa muy fácilmente. Un truco que ayuda algo es forrar el aro interior con una tira de tela o esparadrapo. También es idóneo para iniciarse en el punch needle, ya que con este tipo de aros, es muy fácil y rápido colocar la tela; además, muchas os acercáis a esta técnica desde el mundo del bordado, así que es probable que ya dispongas de uno.

Morgan No-Slip Hoop o Aro anti-deslizamiento Morgan

Es un tipo de bastidor similar al bastidor de bordado tradicional en forma de aro con tornillo. La diferencia es que es más grande y sobre todo que tiene un sistema de machihembrado entre los dos aros que ayuda a sujetar mejor la tela.

Bastidor para lienzo

Yo he usado mucho estos bastidores, ya que permiten bordar una superficie bastante grande sin tener que mover o deslizar el bastidor por la tela. Esto es importante en el bordado con aguja mágica o punch needle. Así como en otras técnicas de bordado se puede ir colocando el bastidor en cada zona de la tela a bordar según vas avanzando, con la técnica del punch needle resulta algo complejo, ya que la labor queda muy gruesa y puede que el bastidor no sea capaz de abarcar tanto grosor.

En este tipo de bastidor lo que haremos será sujetar la tela con chinchetas o grapas, tensándola bien, como si se tratase de un lienzo para pintar. El inconveniente es que el proceso de grapado y desgrapado es algo engorroso y requiere tiempo. Pero la gran ventaja es que la tela no se mueve ni lo más mínimo durante todo el proceso de bordado.

Para usar este tipo de bastidor hay que bordar apoyándose sobre algún objeto que permita mantener la tela alejada de la mesa varios centímetros. Yo suelo hacerlo apoyando uno de los lados del bastidor en una caja o en un libro gordo. Así la aguja no se chocará con la mesa al bordar, ya que estos bastidores no tienen mucho fondo (unos dos centímetros nada más). Algunas artistas lo utilizan en volandas, pero yo no termino de apañarme así.

Una alternativa muy útil es usar un marco para fotos con fondo, tipo caja, ya que con esta forma ayudará mucho a que la aguja no toque la mesa al ir pinchando la tela.

Carpet Tack Strip Frame o Marco de tiras de tachuelas para alfombras

Se trata de un marco cuadrangular de madera construido con un bastidor al que se fijan con clavos o tornillos unas tiras de agarre para moqueta, que son listones de contrachapado con tachuelas clavadas que los atraviesan. Las puntas sobresalen hacia arriba 1 cm. aproximadamente respecto a la superficie de la madera, y en ellas podemos enganchar la tela, tensándola bien, y queda muy fija, no se desliza.

Este bastidor nos lo podemos fabricar de forma casera usando un bastidor normal para lienzo sobre el que podemos clavar o atornillar estas tiras de tachuelas, de forma un poco sesgada. El inconveniente es que hay que protegerse mucho de ellas, ya que trabajaríamos apoyándonos sobre sus puntas, que son realmente afiladas (similares a las tachuelas de tapicero). Para esto se pueden usar tiras de fieltro grueso, que graparemos encima de las tachuelas para protegernos bien.

Aun así, un inconveniente de este sistema, aparte de resultar algo incómodo, es que por el momento creo que estas tiras no se encuentran fácilmente en España, aunque reconozco que no he investigado a fondo. Este tipo de bastidores se usan mucho para tufting, ya que permite tensar una tela de tamaño muy grande de forma muy rápida, y además no se trabaja apoyándose sobre el bastidor.

Bastidor para punch needle: Gripper Strip Frame o Marco de tiras de agarre

Si la Oxford Punch Needle se puede considerar LA AGUJA, este tipo de bastidor se puede llamar EL BASTIDOR. Es básico tener uno en tu kit de punch needle. Sólo tiene un inconveniente: el precio; lo demás son todo ventajas. Merece la pena hacerte con uno cuando tengas claro que te apasiona el punch needle, porque la verdad es que es la mejor inversión que puedes hacer.

También tiene una complicación añadida y es que en España cuesta encontrarlo, pero aquí estoy para ayudarte.

Es parecido al carpet tack strip frame pero la diferencia es que en lugar de tachuelas de punta, este tipo de bastidor lleva unas tiras de agarre llenas de pequeñas púas metálicas, sobre las que se sujeta la tela haciendo una función similar a la del velcro. La tela no se mueve nada y es muy fácil de poner y quitar.

¡Novedad!: os traigo mis propios Gripper Strip Frames, hechos por mi, con mucho mimo y materiales de calidad. ¡Yo ya no puedo bordar sin él!

3. Las mejores telas para bordado punch needle

Telas para punch needle

El tercer elemento fundamental para crear tu kit de punch needle es la tela. Hay de muchos tipos, lo más importante es que sea de trama abierta, o que se abra fácilmente, en mayor o menor medida en función de la aguja a utilizar, y que sea resistente. No se puede hacer una clasificación cerrada sobre qué telas van mejor para aguja fina y cuáles para aguja gruesa. En función del fabricante, la composición, la trama… un mismo tipo de tela puede funcionar mejor o peor para unas agujas u otras.

La mejor opción es ir probando y poco a poco ir haciéndose un pequeño muestrario de telas. En mi tienda también puedes encontrar telas para punch needle.

Arpillera o tela de saco

Este tipo de tela se usa mucho al iniciarse con la aguja mágica, pero para mi gusto, no es nada recomendable. Aparte de ser una tela muy rígida y dar a la labor un acabado basto, el principal inconveniente que veo en esta tela es que se rompe al bordar. El lino rústico será siempre mejor opción, ya que es más flexible, más resistente y de tacto mucho más agradable.

Monk’s cloth o “paño de monje”

La opción más recomendable, es la tela que se usa tradicionalmente para el bordado punch needle, especialmente con agujas gruesas. Se suele confundir con el panamá o la tela tipo Aida, pero no es lo mismo, ya que la tela monk’s cloth está diseñada y fabricada específicamente para punch needle y rug hooking. Además, la tela tipo Aida tiene los agujeritos más separados.

La tela monk’s cloth está diseñada para ser trabajada con agujas perforadoras, para rug hooking (tejido de alfombras) o punch needle, por tanto, siempre será la mejor opción. Es una tela muy resistente y a la vez, su tejido suelto y uniforme permite bordar muy suavemente. Es ideal para principiantes, ya que permite deshacer la labor sin perder tensión entre los hilos (otro tipo de telas sí pierden cierta tensión cuando deshaces zonas del bordado).

Existen varios tipos de monk’s cloth: de algodón 100%, lo que permite también teñirla (se suele vender únicamente en color crudo), o bien mezcla de algodón y poliéster, que no permite el teñido pero por otro lado, sus fibras son más flexibles y, por tanto, se trabaja de forma más cómoda. Algunos tipos de monk’s cloth tienen líneas amarillas o blancas que ayudan a tensar la tela de forma recta sobre el bastidor.

Lino rústico

A priori su aspecto parece similar a la arpillera, con la trama muy abierta, pero no tiene nada que ver. Aparte de ser mucho más agradable al tacto, es una tela mucho más resistente y flexible, con lo que se trabaja de forma mucho más cómoda, además de ser de una calidad infinitamente superior. La aguja entra más suavemente en la tela y ésta no se rompe al bordar. Su coste es más elevado que el de la arpillera, pero merece la pena la inversión. Para mí es la mejor opción si queremos dejar parte de la labor con la tela vista.

Aida

Es un tipo de tela muy similar al panamá (la tela que se usa normalmente para punto de cruz), pero con la trama algo más abierta. Apropiada para aguja fina, a mí este tipo de tela me ha dado muy buenos resultados, porque también es resistente y de tacto agradable. Esto es muy útil si quieres dejar zonas vistas, sin bordar. Además su textura como de cuadritos ayuda mucho para dar puntadas homogéneas cuando te estás inciando en la técnica del punch needle. También es recomendable utilizar Aida que sea mezcla de algodón y poliéster, que le aporta flexibilidad y se trabaja mejor.

4. Los hilos más adecuados para bordar con punch needle

Hilos para bordar con punch needle

Ahora toca hablar de los mejores tipos de hilo para tu kit de punch needle. Aunque sí pueden usarse con agujas finas, lo primero que debemos aclarar es que para esta técnica no se suelen usar los clásicos hilos de mouliné o perlé. Para bordar con punch needle usaremos preferiblemente lana y otras fibras gruesas. En realidad, cualquier fibra que se deslice bien a través de la aguja mágica puede utilizarse con esta técnica, pero deberemos tener en cuenta el uso que vayamos a darle al objeto a bordar. No será apropiado el mismo tipo de fibra si vamos a hacer una alfombra o si vamos a hacer un complemento para vestir o un cuadro para la pared.

Lana para alfombras

Aunque parezca una redundancia, cabe comentar que este tipo de lana será la más adecuada si vamos a hacer una alfombra, ya que al estar específicamente diseñada para este fin, nos dará un excelente resultado. Sobretodo porque es más resistente que las que se usan para tejer; y algunas incluso resisten el lavado en lavadora. Siempre habrá que consultar los consejos del fabricante para su cuidado, y la alfombra que hagamos podrá durarnos años.

En el mercado podemos encontrar lana para alfombras cortada en pequeños trocitos (para hacer alfombras de nudo); en este caso no nos sirve porque para punch needle necesitamos que sea un hilo continuo.

Lana para tejer

Es el tipo de lana más común; de hecho, el catálogo de lanas para alfombras en nuestro país suele ser bastante limitado. Así que no nos queda más remedio que recurrir a este segundo tipo de lana si queremos una variedad cromática en nuestras obras bordadas. También es verdad que, aunque no usemos lana específica de alfombras, siempre que usemos materiales de calidad, obtendremos resultados de calidad.

La lana 100% siempre dará un excelente resultado. Algunos autores como Rose Pearlman recomiendan usar lana que no tenga tratamientos como el super-wash. Este tratamiento tiene sus pros (la lana no encoge al lavarla y también se teje más fácilmente) y sus contras (se puede dar de sí más fácilmente).

En definitiva, mi recomendación es ir probando fibras hasta dar con la que nos encontremos más agusto, tanto en comodidad de uso como en el resultado final. El acrílico es más económico, así que puede ser una gran opción para inciarse o si eres vegana. Yo me suelo guiar principalmente por los colores, más que por el tipo de lana, ya que para mí el punch needle es una actividad artística más que de confección o artesana, pero es una opción muy personal.

Existe una clasificación de la lana en función del grosor (lace, fingering, sport, DK, worsted, aran, bulky, super bulky…); conocerla nos ayudará a elegir el tipo más adecuado para nuestra aguja. Otro truco que uso yo es anotarme pará que grosor de agujas de punto o ganchillo se recomienda un determinado ovillo (esta información suele venir en la etiqueta), y así sé qué lana debo buscar cuando he comprobado si va bien o no para una de mis agujas de punch en concreto.

Algodón para ganchillo o amigurumi

Este tipo de fibra la he usado muchísimo con mi aguja regulable fina. Aparte del excelente resultado de brillo, tacto, etc., que dan estos hilos, existe una gran variedad de opciones de color y los ovillos cunden muchísimo. Schachenmayer es la marca que más uso, pero también uso otras como DMC, Mondiale, Rosas Crafts…

Otras fibras

En general, para la técnica del punch needle funcionan mejor las fibras con cierta rugosidad, ya que se enganchan mejor a la tela, pero experimentar con fibras siempre nos dará fantásticos resultados. Toda fibra que venga en rollo u ovillo y que sea de un grosor adecuado a nuestra aguja será susceptible de que experimentemos con ella. Cintas, cuerdas, cordeles, bramante, rafia… todas serán “usables” con nuestra punch needle.

Incluso podemos reciclar materiales como telas viejas y hasta bolsas de plástico, cortándolas en tiras más o menos finas en función de la aguja que vayamos a usar. De hecho, en los orígenes del rug hooking o tejido de alfombras, reciclar telas cortándolas en tiras era muy común, especialmente en épocas de carestía.

Existen en el mercado unos artilugios especiales para cortar la tela o el cuero en tiras, muy recomendables si vas a hacer esto a menudo, sobre todo para que quede toda la tira del mismo grosor.

De una forma o de otra, siempre que encontremos una fibra nueva será conveniente hacer una prueba previa. Así podremos evaluar qué tal funciona, si se desliza bien a través de la aguja, si queda bien fijada a la tela y si se borda sin demasiado esfuerzo.

5. Materiales auxiliares en el bordado punch needle

Aparte de los materiales básicos que hemos visto, como agujas, telas, hilos y bastidores, hay una serie de materiales que resultan muy útiles para llevar tu bordado punch needle a un nivel de diez. Los que no suelen faltar en mi mesa de bordar son los siguientes:

  • Enhebrador
  • Tijeras
  • Rotuladores
  • Regla
  • Agujas de coser lana
  • Agujas finas de ganchillo
  • Mini-alicates
  • Mini-destornillador
  • Grapadora de tapicero

Y si después de leer hasta aquí, ya estás deseando iniciarte en esta técnica tan particular, te recuerdo que puedes adquirir mis kits de iniciación en estos enlaces:

MUY PRONTO ENCONTRARÁS MÁS CONTENIDO EN ESTA SECCIÓN